Sin danza

diadanza

Si algo echo de menos en estos días de confinamiento son mis clases de danza. He intentado sustituirlas por videos monitorizados de aerobic, musculación o estiramientos, pero no ha resultado. Y eso que he puesto bastante interés en el asunto. Hacer ejercicio mirando un tutorial pierde todo el sentido artístico y motivador.

Me apetece volver a escuchar las consignas de mis profesores, esforzarme en seguirlas y recibir sus rectificaciones. También quiero volver a ver a mis compañeros, tan jóvenes la mayoría, tan llenos de alegría. Y sentir la estimulación del trabajo en equipo y descubrir la corriente de buen humor que genera. Sobretodo necesito dejarme llevar por la música, espolear el cuerpo y sudar. Sí, sudar sintiendo que las preocupaciones se hacen ligeras mientras me voy cargando de endorfinas por el trabajo bien hecho.

Evidentemente tendré que esperar. Sospecho que mucho. Fuimos los primeros en detener la actividad e imagino que seremos los últimos en retomarla. Igual que los espectáculos que dejaron sus coreografías escondidas tras los portalones de los teatros. Qué lástima. Resulta muy monótona la vida sin la magia de la danza. Practicaremos la paciencia. No nos queda otra alternativa.

Feliz día de la danza.

Anuncio publicitario

Acerca de Aurora Villalba

Nacida en Barcelona en 1961, es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Se especializa en la aplicación de técnicas cognitivo-conductuales en la Unidad de Terapia de Conducta de la UB. Participa en la elaboración de algunas tesis relacionadas con la aplicación de dichas técnicas a grandes obesos y al miedo de hablar en público. Publica varios artículos sobre trastornos de alimentación en revistas de psicología: Ansiedad y obesidad, Bulimia, una enfermedad de hoy. Durante toda su vida procura dar espacio a sus dos grandes pasiones: baile y literatura. Se forma en las disciplinas de jazz, danza española y ballet clásico en la Escuela de Danza Coco Comin. Aunque su afición por la escritura se remite a la adolescencia, es a partir del 2008 cuando empieza a dedicarse plenamente a ella. Tras estudiar diversos cursos de narrativa, cuento y novela en el Ateneu Barcelonès, escribe su primer relato, "Rodando por los jardines", con el que obtiene el segundo premio de “Relatos de Mujeres 2012”. Con su segundo cuento, "El viaje" (editorial Círculo Rojo, 2014), gana el primer premio “Palabra sobre palabra” y su libro de cuentos "Esa vida que pesa" es galardonado con el primer premio del XXXV certamen literario Carta Puebla 2013. Sus primeras obras son cuentos adscritos al género de narrativa de ficción contemporánea. De un realismo muy intimista, sus historias hablan sobre personajes que luchan por amar, avanzar y sobrellevar sus destinos. Actualmente, está trabajando en su primera novela.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Danza. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s