Por favor, un poco de compasión

En los últimos tiempos cada vez que me veo obligada a realizar a un trámite con una institución oficial se me abren las carnes. Sé que pasaré horas ante el ordenador abriendo menús, buscando vías y clicando datos y claves que misteriosamente siempre culminarán con un letrero en rojo anunciando que algo he hecho mal.

Como no tengo otra opción, a pesar de mis negros augurios me pongo a ello. Tal y como esperaba no logro dar con la formula correcta o me anuncian que la página está fuera de servicio por unas horas. Ni tan siquiera soy capaz de conseguir una cita previa. Y eso que aunque no soy un lince en informática, tampoco soy una analfabeta.

Lo peor es que cuando, harta de perder el tiempo, llamo al teléfono que teóricamente podría darme un mínimo de información, nadie contesta. Y si me aventuro a acudir presencialmente a la institución en cuestión me dicen, en general con amabilidad, que allí ya no tramitan nada, que lo tengo que hacer on line o como mucho pedir una cita previa. A esas alturas me entran ganas de asesinar a alguien. ¿Por qué son tan complicados los sistemas? ¿No hay algún modo de facilitar los trámites al consumidor? ¿No es evidente que una parte importante de la población no está preparada para actuar on line sin ayuda?  Está muy bien agilizar los procesos, pero por favor, un poco de compasión.

Anuncio publicitario

Acerca de Aurora Villalba

Nacida en Barcelona en 1961, es licenciada en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Se especializa en la aplicación de técnicas cognitivo-conductuales en la Unidad de Terapia de Conducta de la UB. Participa en la elaboración de algunas tesis relacionadas con la aplicación de dichas técnicas a grandes obesos y al miedo de hablar en público. Publica varios artículos sobre trastornos de alimentación en revistas de psicología: Ansiedad y obesidad, Bulimia, una enfermedad de hoy. Durante toda su vida procura dar espacio a sus dos grandes pasiones: baile y literatura. Se forma en las disciplinas de jazz, danza española y ballet clásico en la Escuela de Danza Coco Comin. Aunque su afición por la escritura se remite a la adolescencia, es a partir del 2008 cuando empieza a dedicarse plenamente a ella. Tras estudiar diversos cursos de narrativa, cuento y novela en el Ateneu Barcelonès, escribe su primer relato, "Rodando por los jardines", con el que obtiene el segundo premio de “Relatos de Mujeres 2012”. Con su segundo cuento, "El viaje" (editorial Círculo Rojo, 2014), gana el primer premio “Palabra sobre palabra” y su libro de cuentos "Esa vida que pesa" es galardonado con el primer premio del XXXV certamen literario Carta Puebla 2013. Sus primeras obras son cuentos adscritos al género de narrativa de ficción contemporánea. De un realismo muy intimista, sus historias hablan sobre personajes que luchan por amar, avanzar y sobrellevar sus destinos. Actualmente, está trabajando en su primera novela.
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Escritura, Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s